UN LAGO NEGRO Y HELADO por Carontex (Relato erótico Nº31)

Este es un texto que concursa en “Relatos eróticos breves”. Si quieren participar, aquí tienen las bases. Y si desean ver todos los relatos que concursan, solo tienen que hacer click en la categoría “Concurso de relatos eróticos” que se encuentra en la banda de la derecha, en el apartado “Categorías”.


UN LAGO NEGRO Y HELADO
“… Vierte en mi la nieve, aquella infancia perdida que nunca tuve, dame un respiro amor…”

Las sesiones en el porno son exhaustivas, los cortes son frecuentes, el hombre no siempre está a punto, el director se desespera y todo el equipo tiene que empezar de nuevo.

El tiempo en esta época es frío en el norte de Europa como casi siempre y aunque la calefacción corre a destajo algo del gélido exterior se cuela por entre las rendijas de la ventana, Nadine se cubre con el albornoz y su cuerpo escuálido de vampiro de las estepas se llena de venas azules, arrodillada en el suelo, con el sudario arropado entre sus piernas, espera que Mark reaccione a sus maniobras bucales.

Son las doce del mediodía y aun quedan un par de planos, la nevisca mancha el tejado y grandes copos como puños se derraman ventanas abajo mientras Nadine succiona el miembro aquel, de reojo, contempla el paso de la nevada que se expande en el exterior e imagina que es una cría de doce años en su pueblo de Cracovia, los patines de cuchillas colgados del hombro dispuesta a deslizarse de nuevo por el estanque.

“De todas formas Moscú no me ofrece nada, no soy una puta, las calles estrechas de Budapest son preciosas y oscuras y los cafés resuman vida nocturna y la proposición es interesante, el Lago ya es un recuerdo vago y circunstancial, tengo diecinueve años y he dejado de ser niña en un estudio, me gusta el sexo ¿me seguirá gustando dentro de cinco años mas? …quiero patinar eternamente “

Mark parece que está listo y el director señala el siguiente movimiento; previamente lubricado, el trasero de Nadine se ofrece a ahorcajadas al hombre que con cierta parsimonia, casi dudando de su acción, comienza a introducir el pene en aquel secreto hueco.

El frenesí es constante y pleno y siente que de un momento a otro será desgarrada, vuelve la cabeza hacia atrás y allí esta él, sudando en aquella habitación de hotel de lujo con una hembra bajo suyo.

El hombre embiste con fuerza horadando el pequeño anillo de carne que se le ofrece, una fugaz gota de placer, un calor insoportable, un miembro tan erecto como un iceberg tiene que apurar este momento, es agua tibia que no llega a quemar aunque el calor le sube por el ano le recorre la espina dorsal y se expande en el cerebro, tiene dos opciones, correrse, derramarse como una zorra en celo, mojar la cama con sus propios fluidos, empapar el miembro de Mark en gelatina o salir huyendo de aquel lugar como alma que lleva el diablo, las dos expectativas son igual de plausibles.

“ – Nadine vuelve a casa – me grita Mamá – la comida está servida, no quiero volver, quiero seguir deslizándome por esta capa tan limpia y lustrosa, no quiero ver a Papá borracho de vodka, soy un pájaro que vuela por este desierto donde solo yo controlo mi ser, oculta entre la tundra helada, sentada, toco mi sexo cálido y después de pasar el dedo desnudo por la nieve quemo el calor con frío glacial, hasta el fondo“

La mano vuela a su clítoris que suave como alas de mariposa se abre de pleno, culea Nadine buscando el falo que antes la hacia sufrir, se apoya con ambas manos a un trozo de tálamo, muerde el labio inferior y se derrama de una manera brutal y salvaje.

No ha servido de nada, lágrimas caen por su mejilla y piensa que esto debe de acabar alguna vez .

“ Gano el dinero que tú no soñarías en años, disfruto con mi trabajo y aun así pienso que mi cordura se desvanece, amo a mujeres y hombres por igual , sueño con cuerpos desnudos y un lago perpetuo de aguas negras y frías que me engulle, fóllame una vez más, deja que me olvide de todo “

La acción termina con un esplendoroso primer plano del rostro de Nadine mientras Mark termina en ella, llenando su faz de blanco néctar recién acuñado, el director aplaude y ordena cortar, comienza el ajetreo de técnicos desmontando aquella feria .

–         Hola cariño, soy yo y te quiero.

Es la voz de Mark, cálida y varonil que le acaricia, otra mano permanece apoyada en la cama, el anillo de oro brilla en su dedo, tan nuevo y reciente como la ceremonia de hace un par de días.

“ El Lago se resquebraja, trozos de hielo se rompen con la llegada de la primavera, la cabaña se oculta entre árboles tan viejos como el pueblo de casas negras, y de nuevo siento que recupero el tiempo perdido. Mientras Mark me penetra mi mente vuela de nuevo y la laguna ya no está , solo yo y mi  hombre ……de todas formas con acercarme a la ventana la puedo ver, cuajada de color en sus bordes , las primeras flores amarillas y rojas florecen el hielo se va………”

Anuncios

4 comentarios to “UN LAGO NEGRO Y HELADO por Carontex (Relato erótico Nº31)”

  1. Malo Malísimo Says:

    Interesante…
    Entre los 3 mejores se calsificará… ;)

  2. Un placer siempre el ser leido Malo , gracias por tu tiempo.

    • Primer relato erótico que leo que me deja con un agradable saborde boca. He de reconocer que no me ha puesto, pero me ha encantado la situación. Una visión super interesante.

      Me voy directamente a tu página a leer más!

  3. yo nose ke putas ago leyendo esto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: