ANO NIMO por Conchobartolo (Relato erótico Nº25)

Este es un texto que concursa en “Relatos eróticos breves”. Si quieren participar, aquí tienen las bases. Y si desean ver todos los relatos que concursan, solo tienen que hacer click en la categoría “Concurso de relatos eróticos” que se encuentra en la banda de la derecha, en el apartado “Categorías”.

ANO NIMO

Esta épica cuenta las peripecias de Don Goyo, valiente caballero, y de Ana, la caliente cortesana que provocó el cambio de las lealtades de Don Goyo.

Era caliente la caballería, como cualquiera sospecharía, pero no por la lujuría (Que no admite corrección, así se hablaba en aquélla región) sino por la pesada labor.
Eran las propiedades de un prominente terrateniente, antaño caballero, que vanagloriábase de su aceitada lanza aunque ya hubiera cultivado panza.
Dicen que Don Goyo, hombre velludo, extremo testarudo, vanagloriábase de rudo.
Cien caballos había domado, hartos rufianes capturado: con su barba de candado era el héroe del condado.
Sus valientes actos de gallardía lo tenían en el ojo de la muchachada, que admirada, ofrecía sus mieles al prominente caballero. Don Goyo, hombre de mundo, de España oriundo, fiel a su juramento: “¡Por mis cojones! ¡Que jamás seré segundo!” A docenas había desvirgado, y tenía fama de no haber lastimado, todas juraban haber gozado. Era esa la reputación de Don Goyo, pues nunca repitió, así hubiera sido la más bella, solo le hizo la del uno y jamás la del dos. Fue el primero para la hija del carnicero y la sobrina del lechero, de la estudiantina, a la que tocaba el pandero. Él no se jactaba, era un caballero, pero su fama corría como de pólvora reguero. Y sólo comía vírgenes nuestro heróico caballero. No admitía distintas: No consoló a las viudas ni fue para los maridos traidor judas: no admitía coño perforado.
Así su fama corrió hasta los oídos de la que había de domarlo, Ana Labrego Zaraya, famosa por su lado, de nada dudosa reputación, pues a ésta le venía sobrando el “ción”. Tanto le endulzaron el oído que llegó corriendo a la caballería, salpicando para todos lados su lujuría presentóse ante el semental exhibiendo su credencial. El caballero, fiel a su juramento, desairó a la cortesana, “Es usted una marrana, yo solo me apareo si la doncella es sana”. Lloró esa noche la infeliz, se arrepintió de todo anterior desliz … pero a la mañana amaneció feliz: tenía un plan.

Regresó al local del susodicho, le pidió reconsiderar su dicho: “Si jamás seréis segundo, tengo un hoyo profundo, no estrenado, con la miel de la experiencia y la estrechez de la inocencia”

-¡Que grotesca perspectiva!
-No te preocupes, te lo  limpio con saliva
-¡Vos sois una asquerosa!
-Pero el triple de deliciosa.
-¡Me dejaréis el palo cagado!
-Como sea, de tanto remojar ya huele a pescado

Pues se convenció el caballero y esa misma noche pasó a por ella en coche, la llevó a la habitación especialmente preparada para tal ocasión.
Desnudóse la mujer, embobado quedó el caballero: En todas sus andadas, jamás había visto carnes tan abultadas. Pues tal fue la impresión que en el acto vino la erección. Jamás sintió tenerla tan dura, jamás al haber dado fin a la ajena ternura, de inmediato se abalanzó sobre toda esa mujerona.

Pero no entró.

Estaba muy estrecho y se dió a la tarea de abrirlo.
Intentó con dos dedos, no le sacó ni los pedos. Intentó solo con uno, fue como tratar de meter el puño. Intentó con el puro meñique, más apretado fue el achique. Nada entraba en el agujero y se enojo don Goyo, a cada acto más se obsesionaba con la idea de abrir ese hoyo. Salto sobre la cama, enculo a la cortesana, se le dobló la rama. La idea comenzaba a resultar insoportable, ¡Tanta carne y no había por donde cortarla! A Don goyo le chorreaba su ojo, de tanto que intentaba, empujaba y hasta lloraba y aquella ni gemía:

-¡Poned algo de vuestra parte!
-Yo estoy toda dispuesta.
-¡Pero afloja el orificio!
-intenta en la otra entrada, es todo un precipicio.

Pues tantas ganas tenia de meterla, que hizo el sacrificio. Así se terminó la leyenda de Don Goyo, pues las tantas segundas que no habían sido se compensaron con esa única que venía mucho de sobrepasada, que aunque estaba aguada bien recibió al extraño enemigo, que no sabía para donde moverse entre tanto campo abierto, nada resultaba cierto, mucha carne y mucho movimiento, enloquecía el soldadito de Don Goyo, y la Ana ¡Bien, gracias!, lo llenaba de sus babas y ahogado se sentía el generalito, si se salía resbalaba de nuevo para adentro, si intentaba escapar otra vez volvía a resbalar, hasta los huevos estaban quedando hervidos entre tanto calor, y humedad. Desesperaba don Goyo, Ana disfrutaba: Jamás pensó que tan torpe resultaría el famosísimo: Grande, peludo y rudo, empujó todo lo que pudo, luego trató de escapar y jamás lo logró. Despues de muchos resbalones escupió el general su blanca bandera: -¡Pido paz!-

Rendido terminó Don Goyo, y lo peor: Virginal quedó un orificio. Pues salió el Sol, y ante nuevo sol, juró así don Goyo su sacrificio: “¡Por mis cojones!¡Que he de perforar ese orificio!”

Y se esforzó , toda su vida se esforzó. Años después, los niños preguntaban: “Mami, mami: ¿Qué son esas bolas que cuelgan en la puerta de doña Ana?”

Anuncios

10 comentarios to “ANO NIMO por Conchobartolo (Relato erótico Nº25)”

  1. Pero tú, ¿ cuándo vuelves?

  2. Con post como el de los transgénicos, quiero decir.

    • bodydulce Says:

      Ya he vuelto. Sé que me fui sin despedir pero me invitaron a pasar unas vacaciones, que no puede rechazar, y tuve que salir a toda prisa.

      Entre el concurso de relatos eróticos y vacaciones no he tenido tiempo de escribir nada pero prometo ponerme manos a la obra.

      Besos jovecovic.

  3. Aptitud pero no me llego el erotismo, no obstante alabo el esfuerzo el cual supera lo básico de un relator

  4. Es más un poema que una prosa, más de cantar que de gozar.

    Sólo cabe una palabra decir, original.

  5. No se si Berlussconi se dio su paseo por este blog, pero no solo el titulo es atractivo, el diseño es elegante, los relatos estupendos, imagenes excelentes y apropiadas.

    Te doy mi voto y suerte.

  6. […] Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya Este es un texto que concursa en Relatos eróticos breves. Si quieren participar, aquí tienen las bases. Y si desean ver todos los relatos que concursan, solo tienen que hacer click en la categoría Concurso de rel Este es un texto que concursa en .. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: