SERVICIOS SEXUALES MUY ESPECIALES

Tengo por norma no recibir a mis clientes en casa. Es una medida de seguridad y garantiza el anonimato. Lo habitual son los hoteles y casas ajenas. Otra norma intocable es hacerlo con un solo hombre y sin que haya nadie más en el lugar, sea habitación del hotel o casa.

Hace un tiempo me tocó hacerlo en una situación nada frecuente. Les cuento.

Al descolgar el teléfono que solo uso para los clientes, me habló una mujer. Mi primera reacción fue pensar que se trataba de una equivocación pero enseguida me llamó por mi nombre. No se trataba de ninguna esposa engañada y no llamaba como cliente, tampoco hago ese tipo de servicios, era algo muy diferente. La mujer estaba casada con un hombre agorafóbico. La agorafobia es un miedo irracional a los espacios públicos y se trata de una enfermedad mucho más habitual de lo que pensamos aunque hay diferentes grados y variantes de esta fobia. Concretamente, su marido sufría este trastorno desde hacía un tiempo y se había agravado de tal manera que le era imposible cruzar el umbral de la puerta de su casa, una agorafobia en grado extremo.

La mujer me explicó que en España no hay especialistas que traten a estos pacientes con garantías. Los mejores están en Estados Unidos pero no hay dinero en el mundo que pudiera hacer salir a aquel hombre de su casa y menos ir a un aeropuerto, coger un avión y ver a más de dos o tres personas a su lado. Los médicos deberían acudir a su casa para la terapia. Y no era un tratamiento solamente de varios días.

Escuché con atención todo lo que aquella mujer me contaba esperando saber en que podía yo ayudarle. Había conseguido mi teléfono a través de un amigo común, como tenía que ser, pero ellos no habían seguido el procedimiento pertinente. Es otra de mis normas, antes de llamarme el cliente nuevo debe llamarme el antiguo para proporcionarme referencias y poder dar el visto bueno. Soy yo quien elijo a mis clientes y no al revés.

Todo tenía una explicación. Ella, sabedora de la norma,  había insistido en llamarme directamente temiendo que rechazara la oferta por lo extraño del caso. Quizá llevaba razón, no sé lo que hubiera pasado si no me lo cuenta ella.

Ella veía a su marido como el ser más desdichado del mundo y se veía a si misma como una esclava de su enfermedad. Se sentía joven y, aunque quería mucho a su hombre, había buscado amantes y amistades fuera de la celda de su hogar. Nada le había ocultado, algo que su marido le agradeció e incluso entendió que pasara. Ahora, ella quería devolverle esa comprensión mediante un trato. Y en ese trato entro yo.

No vieron mejor opción que contratar a una profesional para satisfacer el deseo sexual de su marido. Un trato de insólita compensación pero era “su trato” y se sentían libres al hacerlo. No eran ricos pero podían permitirse una puta de lujo de cuando en cuando.

Tuve que pedirle referencias de su marido directamente a ella, la norma ya saben. Me dijo  la edad, cuarenta años, y me describió su físico. Le dije que le volvería a llamar, debía asegurarme antes con una llamada al amigo común.

Y la llamé.

Al llegar a su casa, me recibió la mujer muy sonriente y amable. Iba claramente vestida para salir de casa en ese instante. Me dijo que nos dejaba solos y me pidió que le llamara al terminar. Ya habíamos pactado las condiciones así que le di un abrazo y cerré la puerta  tras de ella. No era un momento cómodo para mí, nunca lo es el momento del inicio y menos en un caso así. Después de decir un hola en voz alta, me dirigí escaleras arriba arriba, desde donde había salido la voz de respuesta.

El hombre se encontraba en una habitación no muy grande reconvertida en un pequeño salón biblioteca. Estaba sentado frente a un ordenador, me sonrió y me hizo un gesto para que me acercara a ver el monitor. Me explicó que internet era su vínculo con el mundo exterior y lo mucho que le servía. Se disculpó por no haber bajado a recibirme dado lo embarazoso del momento.

No hubo mucha más conversación porque inmediatamente se levantó, me cogió de la mano y me llevó a un dormitorio. Se le notaba ansioso por empezar. Era un hombre corpulento y eso me dio un poco de miedo así que le pedí permiso para entrar en el baño adjunto. Al salir vi que estaba acostado en la cama y tapado con una sábana.

Le pregunté si tenía prisa por algún motivo. Me respondió que no. Eso me dio pie a normalizar un poco el momento. Quería dejarle claro que me tenía para él solo y que podría disfrutar del sexo con calma.

Y creo que hice bien mi trabajo.

CONTINUARÁ.

Anuncios

4 comentarios to “SERVICIOS SEXUALES MUY ESPECIALES”

  1. Alexi Laiho Says:

    Hola!! Bueno, lo primero es que me encanta el blog! Tu sinceridad, tu forma de expresarte.. vamos, que por lo que parece eres una gran persona sin duda y además coincidimos en bastantes gustos jeje.
    Y dejo el comentario para (de algun modo) intentar darte “un consejo”.
    Verás, es que estaba leyendo el tema este y tal, y lo que me ha llamado un poco la atención es que entraras tanto en detalles sobre el cliente. Está bien que lo describas, pero por ejemplo no hubiera pasado nada si no hubieses dicho la enfermedad y lo que hizo cuando entraste (ya que pienso que eso es su intimidad) jeje.
    Sólo es un consejo, no me molesta en absoluto que lo pongas. Espero que no te lo tomes a mal :-)
    Saludos!

  2. Adrianita Says:

    Vaya creo en el ejercicio de tu profesión haz de vivir momentos poco comunes para personas comunes como nosotros. jaja.

    Sabes, si yo estoy con mi chico y de alguna forma me siento incómoda, desisto de estar con él. sin embargo, vos al elegir tu cliente, llegas cumples con sus espectativas y llegas al objetivo tuyo y suyo. Al hacer esta analogía, me siento un poco egoísta, siempre estoy pensando en mi comodidad, en mi placer y doy por sentado que aunque el sea hombre y la naturaleza lo haya echo menos complejo para exitarse, yo le puedo regalar mucho más de mi. Creo que el simple hecho de estar conmigo no basta, quiero reinventarme y ser para él, lo más parecido a una puta posible jajajajaja!!.

    Lo digo aunque en tono de risa, con mucho respeto. Proyectas un ¡alma invaluable! un espiritu libre, y te admiro por eso.

  3. Anónimo Says:

    cual es tu numero d tlefono

  4. di con tu blog por casualidad y en lo personal es muy interesante todos los temas que tratas y la manera en que los maneja, me encantaria conocer la segunda parte de la felacion …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: