PRIMERAS EXPERIENCIAS. LOS COMIENZOS.

Había decidido dar un giro a mi vida, una vuelta de tuerca radical. La historia de Sandra me pareció excitante en sí misma pero yo quería ampliar conceptos. Es bien sabido que el principal motor de Internet y de la vida en general en el sexo, por mucho que les pese a algunos.

Navegando por la red u hojeando periódicos y revistas se puede observar que son muchos los hombres que buscan contactos carnales además de pornografía. Particularmente, creo que es muy sano siempre que no se convierta en una obsesión o adicción. Con la experiencia que ya poseo puedo asegurar que el sexo para los hombres es más complejo de lo que en principio podríamos pensar.

Dicho y hecho, me dispuse a buscar un medio de entrar en el mundo de la prostitución de lujo. No tenía ningún ofrecimiento en curso así que opté por tirar de los contactos que había hecho en el mundo de la moda. Tirando del hilo de un comentario oído por aquí, otro por allá y proposiciones personales que siempre nos llegaban por terceras personas, llegué hasta la primera persona que me ayudó. Se trataba de un representante de unas cuantas chicas de pasarela que tenía buenos contactos con gente famosa y adinerada. Desde mi primera entrevista con él me dio mucha confianza, algo indispensable pera dedicarse a esto, salvo en una cosa. No quería recibir ningún dinero a cambio de los contactos. Esto lo entendí con el tiempo pero me inquietaba su supuesto altruismo. La razón es bien sencilla, lo que le importaba realmente era tener contentos a sus clientes y amigos. Eso me garantizaba dos cosas, primero que los clientes que me proporcionaba eran de fiar y que la discreción sería mutua.

Recuerdo a la perfección a mi primer cliente y todo lo que pasó aquella noche en un hotel.

El hombre con el que iba a estrenar mi profesión estaba casado así que la relación tenía que ser lo más discreta posible. Se trazó un plan a tres bandas. Mi “representante”, hombre soltero y joven, me invitaría como amiga  a un congreso que tendría lugar en un lujoso hotel durante un fin de semana, noche de por medio. Evento al que, por supuesto, también acudiría mi cliente sin su esposa. El tema sobre el que versaba el congreso no era de mi agrado, así que la primera mañana la pasé como pude disimulando el bostezo continuo y deseando que llegaran los pocos momentos de descanso para tomar algo. En esos momentos es cuando tuve que poner a prueba mis nervios debido a que todas las miradas iban dirigidas hacia mi persona. Era lógico, allí casi todos se conocían, eran la mayoría hombres y no conocían a la nueva pareja de mi amigo. Sentí muchas miradas de deseo, algo que las mujeres advertimos rápidamente, y eso me calmó lo suficiente, estaba en mi terreno.

Hasta la hora de la cena, la comida había sido frugal, no pude conocer a mi cliente. Nos sentamos en una mesa de cuatro, es decir, solo conocía a mi amigo pero sospechaba que uno de los otros dos hombres debía de ser mi potencial cliente. Sinceramente…no me costó mucho discernir cual de los dos era. Sabía que era casado y que tenía unos cuarenta años. Uno no llevaba alianza y el otro no dejaba de mirarme con cierta turbación.

Era un señor muy elegante, educado y claramente poderoso económicamente. Aparentaba menos años de los que tenía a pesar de que su grave y gruesa voz proponía lo contrario. Parecía sosegado y más aún si la conversación circulaba por la senda referente al congreso. Mis pequeñas aportaciones a la charla eran seguidas con mucha atención por su parte y eso me fue animando poco a poco. Tras la sobremesa llegaron las ineludibles copas en el pub del hotel con el resto de los asistentes al congreso. Mario, así se llamaba, no se acercaba mucho por donde yo estaba pero sus ojos siempre estaban a mi lado.

Llegado el momento, Mario se acercó a la barra y le dijo algo al oído de mi supuesta pareja. Y salió del pub. En ese instante entendí que empezaba mi trabajo. Lo recuerdo como un momento de cierta gracia, casi de película de espías. Mi amigo me dio su número de habitación y me sugirió que subiera en una media hora, no sin antes recordarme una vez más…discreción. Por supuesto.

Llamé a su puerta con tensa espera pero no miedo, que no es poco. Me recibió con claros síntomas de haberse tomado una ducha y con ropa informal. Estaba sonriente y atractivo y me invitó a pasar sin mediar palabra. Tras cerrar la puerta comenzó a hablar de manera sorprendentemente sosegada, como si tuviera un discurso muy estudiado. Se disculpó por su obligado ninguneo hacia mí y justificó nuestro encuentro. Le escuché con intensa atención, algo que con la experiencia he comprobado que a los hombres les hace sentir más seguros de sí mismos, mientras me servía una copa de champán francés. No se anduvo con rodeos, su esposa era una mujer bastante más mayor que él e inapetente al sexo desde hacia unos años. Para saciar su necesidad de sexo había tenido aventuras amorosas varias de las que no guardaba buen recuerdo. Esta era, al parecer, la primera vez que contrataba los servicios de una profesional y quería tener la discreción que no pudo lograr con sus amantes ocasionales. También deseaba un contacto sexual de calidad y en eso confiaba plenamente en mis servicios.

Por lo visto no le defraudé, sabía como hacer disfrutar a un hombre. Me relajé lo suficiente para poder darle el máximo placer durante unas horas, mi primera experiencia profesional debía marcar el camino a seguir. Tengo que reconocer que el dinero me lo gané a pulso pero tuve la suerte de poder disfrutar de lo que hacía.

Fue un buen amante, tierno y complaciente.

Continuará…

Anuncios

7 comentarios to “PRIMERAS EXPERIENCIAS. LOS COMIENZOS.”

  1. El mundo en el que te rodeas es para mi practicamente desconocido. Eso si, cualquiera se interesa por conocer a una modelo o tener ciertas amistades o contactos con chicas de pasarela. Es el sueño “fisico” de cualquier tio desde la adolescencia hasta muchos años entrandos en edad.

    Por películas, documentales y libros escritos sobre estos ambientes:
    ¿es seguro para la integridad fisica el servicio que ofreces?
    Me has caido en gracia y me imagino lo peor…….jejeje.

  2. bodydulce Says:

    Gracias por preocuparte por mí, pero procuro estar alerta. Puedes estar tranquilo. Hay profesiones de más riesgo que la mia.

  3. es ciero, es mas peligroso para una chica “inocente” o “de casa” contraer enfermedades de transmision sexual, principalmente por falta de informacion. Las que se dedican a este oficio son de lo mas precavidas. ademas en tu caso puedes escoger a los clientes, si hay duda, au revoir!
    una pregunta, no has pensado en publicar tus textos? son muy buenos y el tema vende, es sensual mas que vulgar.

  4. Hola Bodydulce!

    Comence navegando por la página de una curadora de arte española y llegue hasta tu blog, me pareces una mujer admirable. En cierto momento me imagine en tu lugar y me sentí bien. Me gustaria saber sí alguna vez has tenido como cliente a una mujer? De ser así podrías ilustrarnos con tu experiencia?

    Besos & Soles.

    LibELLE.

  5. holly jane Says:

    Empecé casi por casualidad a leer esto y me llamó mucho la atención… No quiero ser impertinente pero me gustaría preguntarte como te vestiste para esa primera ocación, y cuando se cobra en este trabajo? Tratando de ser siempre una puta de lujo…

  6. Hola ! Quería saber si hay alguna forma de comunicarme con vos por privadoo! Tengo algunas preguntas que no me dejan en paz y creo que me las vas a saber contestarrr. Bueno eso no mas, obvio quiere comunicarme pero siempre manteniendo nuestra confidencialidad. Algún twiter, o no se algo . Desde ya muchas gracias! Me encanta tu blog, seguí asii

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: