Archivos para sexo. hombres

EL ARTE DE LA FELACIÓN/2

Posted in Algo sobre mí with tags , , , , on agosto 28, 2009 by bodydulce

Si recuerdan, nos habíamos quedado en las técnicas básicas para realizar una felación. Les recomiedo que se lean esa primera parte para tener más información.

Una mamada no tiene por qué ser un fin en sí misma, puede ser la antesala de otra práctica posterior. Es decir, si eso es lo que desean, les basta con la anterior entrada de “El arte de la felación”. Lo que trataremos ahora es la felación completa.

Hay hombres que les excita tanto una mamada que apenas pueden disfrutar de ella. Me explico. Supongo que será porque la simple idea de lo que va a suceder les pone tanto que ya tenemos avanzado más de la mitad del camino. A otros, sin embargo, les cuesta un tiempo razonable y, por tanto, lo disfrutan más. Pero también hay un grupo de hombres a los que les cuesta llegar a la eyaculación con la felación. Suelen pertenecer a este grupo aquellos que están circuncidados debido a que su sensibilidad es menor y la falta de piel hace más dificil la práctica y se necesita más lubricación.

Por tanto, habrá que tener en cuenta la tipología de cada hombre para actuar de una manera u otra. Si el sujeto se corre con facilidad será mejor realizar la felación de manera más sutil, tanto en las formas como en el tiempo, es decir, procurando no insistir en las chupadas intensas y dejando pausas para combinar la felación con el uso de las manos. Ante estos hombres no es conveniente dejarles manejar la situación, que no te agarren la cabeza o empujen a su libre albedrío, haciéndoles ver que nosotras marcamos los tiempos para un mejor disfrute. Todo lo que esté alejado del entorno del frenillo retrasará su eyaculación; besos, pellizquitos con los labios, succión suave de los testículos… En el momento obvio en que su excitación es máxima, introducimos su miembro completamente en la boca y continuamos como en el siguiente grupo de hombres.

Sigue leyendo

EL ARTE DE LA FELACIÓN/1

Posted in Algo sobre mí with tags , , on julio 3, 2009 by bodydulce

…mamada, francés, chupada, llámenle como quieran. A petición de una de nuestras lectoras hago esta entrada dedicada a la siempre compleja práctica de la felación.

Previamente, hay que decir que no hay dos hombres que reaccionen de la misma manera ante estímulos encadenados similares. Eso significa que la mejor manera de saber lo que le gusta a tu pareja es escucharle (si se expresa) u observar sus reacciones ante nuestras acciones. Eso como premisa.

Parto de que, si a una mujer le desagrada hacer una felación, la posibilidad de tener éxito sexual con su pareja es casi nula, al menos en esa práctica concreta. Lo mismo vale para el hombre que la recibe, aunque me temo que no existe hombre alguno en el mundo que haga ascos a recibir una mamada de la chica que le gusta. Si ustedes son de este tipo de hombres o conocen a alguno, me lo hagan saber. Es importante, por tanto, que la mujer se involucre en lo que está haciendo y obtener placer sexual, tanto por la propia práctica como por saber que le está dando mucho placer a su chico. De los prejuicios ya ni hablamos, ¿estamos de acuerdo?

Cuando se comienza una felación pueden ocurrir varios supuestos. El más común es que, llegados a ese momento, el hombre ya esté lo suficientemente excitado por los juegos previos y su miembro se encuentre en plenitud eréctil. Otro caso es aquel miembro que se encuentra en fase semi-rígida por el motivo que sea (un descanso, una reciente eyaculación…). Y, por último, nos podemos encontrar que tenemos que partir de cero, es decir, el pene se encuentra en su mínimo tamaño y rigidez. Hay que advertir que la mujer que vaya a practicar una felación también puede provocar encontrarse con estos tres modelos de excitación. Si pretendes sorprender a tu pareja en plena siesta con una sorpresa, lo normal es que te encuentres en el último de los tres casos.

Si al hombre le apetece tener sexo en ese momento, el tamaño inicial de su miembro les tiene que dar igual. Es cuestión de segundos alcanzar la plena erección.

Sigue leyendo

LO QUE A LOS HOMBRES LES GUSTA/3

Posted in Algo sobre mí with tags on mayo 20, 2009 by bodydulce

Supongo que muchas mujeres estarán en desacuerdo con lo que voy a decir pero hablo basándome únicamente en mi experiencia, que no es poca en sexo. Obviamente, mi percepción de la realidad es bien distinta a la de parejas que han convivido mucho tiempo.

Creo que es un mito injusto afirmar que los hombres, después de un polvo, optan por dormirse o marcharse y abandonar cualquier atisbo de conversación o mimos post-coitales. Ninguno de mis clientes o de mis antiguos novios se han comportado así. No dudo que los haya pero todas las generalizaciones son falsas, incluso la que yo acabo de hacer. Tal vez lo que falla es la planificación. La eyaculación no debería ser el fin, o el final. Para ambos debe quedar un largo momento de relax placentero, síntoma de que el sexo es un placer adaptable a las circunstancias.

No les quepa la menor duda de que a todos nos gusta sentirnos acariciados y mimados después de un orgasmo. No es una obligación, claro…es un deber. Las mujeres, al parecer, sentimos la necesidad de recibir esa atención posterior y a muchos hombres les gusta complacernos porque les hace sentirse “culpables” de nuestro placer. Pero también hay hombres que me agradecen mucho la atención que les presto después de eyacular. Soy partidaria de llegar a un acuerdo de turnos, por días. Hoy por ti,  mañana por mí. Eso de “un rato cada uno” me corta el rollo temporal.

Como profesional del sexo, procuro que siempre me toque complacerle a él, salvo que advierta que lo que más placer le produce es lo contrario. Para las parejas convencionales, recomendaría el acuerdo de turnos como un juego sexual más. Pero como soy puta, me debo a mis clientes y, por tanto,  les cuento mis secretos para complacer definitivamente a un hombre. Eso no significa que mi trabajo sea ingrato, puesto que yo también disfruto del momento. Verán.

Sigue leyendo

LA TENTACIÓN ADOLESCENTE

Posted in Algo sobre mí with tags , on mayo 12, 2009 by bodydulce

Mis clientes suelen sincerarse conmigo más de lo que debieran. O eso creo yo. Tal vez sea porque junto a una puta de lujo habita una confidencialidad que les puede rodear. Lo cierto es que me confiesan cosas que dudo mucho se las digan a otras personas.

Una de estas confesiones se refieren a la atracción de los hombres hacia chicas cada vez más jóvenes, incluyendo adolescentes. No se trata de opiniones aisladas, se pueden imaginar que cuando una lo oye por primera vez no puede resistir la tentación de seguir investigando.

Realmente, no es un tema que me escandalice. Leyendo las encuestas sobre sexo se puede apreciar que el año de iniciación al sexo ha ido bajando en los últimos años y tanto las chicas como los chicos se toman el sexo sin ningún prejuicio, al menos en apariencia. Eso significa que las chicas manifiestan su sexualidad desde edades muy tempranas y eso no pasa desapercibido entre los hombres maduros. El mundo de la moda y la publicidad también aportan su granito de arena.

Como no tengo coche ni carnet de conducir, me muevo mucho por la ciudad en taxi. Cerca de mi casa hay un colegio privado a las que acuden niñas de primaria en uniforme y de secundaria vestidas como ellas quieren o les dejan. Pues bien, los taxistas y muchos de los peatones no quitan ojo a esas niñas de carpeta en mano y risa fácil. Es obvio que algunos de esos hombres tienen hijas de esa misma edad pero no pueden evitar sentirse atraídos por ellas. Ojo, no les estoy culpando, estoy constatando una realidad. Y esa realidad se confirma cuando los hombres se me sinceran.

Sigue leyendo

LO QUE A LOS HOMBRES LES GUSTA/2

Posted in Algo sobre mí with tags , , on mayo 1, 2009 by bodydulce

Continuamos con la segunda entrega, después de un interesantísimo (e inconcluso) debate en mi anterior entrada gracias a las buenas aportaciones de los comentaristas Michell, Candela, Miami y Survi.

Creo que hace falta un alto grado de confianza entre la pareja para dar un placer alejado de la simple penetración. Esa complicidad es la que les lleva a los hombres a confiarnos sus gustos. Esto es extrapolable a toda condición sexual.

Generalizando, parece que a los hombres les gustan las tetas grandes, pero no es así. Es cierto que hay un sector de la población masculina, sobre todo la de mayor edad, que están obsesionados con un tamaño enorme. Eso les pone mucho, tal vez como una reminiscencia del hombre primitivo, que elegía a la hembra con mayor tamaño mamario para sacar adelante a sus futuros hijos. Lo que sí parece mayoritaria es preferencia por la calidad de los pechos. La crueldad del efecto gravitatorio sobre las tetas por el paso del tiempo es infinita. Me faltan datos sobre los gustos masculinos acerca de los pechos siliconados. No me fio mucho de los comentarios que me confían los hombres. Todos, sin excepción, me dicen que no les gustan las tetas operadas, aunque algo debe fallar porque las mujeres que se operan son cada día más. Si alguien puede aportarme esos datos…

A ellos les gusta vernos las tetas y me resulta gracioso observar como sus ojos van de un pecho al otro cual partido de mini-tenis, aunque a alguno intente disimularlo. Candela, en su blog, lo explica con maestría haciendo una comparación con la visión voyeur del culo. Tras la fase ocular llega la táctil. Aquí hay para todos los gustos. Unos se afanan en estrujarlas, magrearlas, apretarlas y otros son más delicados (estos son los mejores). A todos les pone que nuestro pezones terminen en erección, momento que aprovechan para chuparlos y lamerlos.

Sigue leyendo

FETICHISMO / y 2

Posted in Algo sobre mí with tags , , on abril 20, 2009 by bodydulce

Hace unos días les contaba que uno de mis clientes fijos había pedido mi colaboración para satisfacer una de sus fantasías sexuales. Concretamente, dado mi parecido con la actriz y modelo Sarah Shahi, quería que tuviéramos una cita especial. Yo le dije que haría lo que pudiese sin la garantía de que mi disfraz fuera todo lo bueno que él imaginaba.

Pues bien, este fin de semana lleve a cabo mi transformación en la agente Dani Reese. Me fui de compras por la ciudad buscando la ropa más parecida a la de la chica de la serie. Encontré un tres cuartos de cuero marrón, una blusa negra y unos pantalones en Zara. Fue rápido, barato y muy fiel al estilo de la agente. Con unas botas que tenía en casa y unos cuantos complementos solo me faltaba el toque del peinado y el maquillaje. Afortunadamente, mi peluquero es un hacha y, con foto en mano de la chica, hizo el resto. Ya era Sarah Shahi en versión detective, el acierto final dependía de la imaginación de mi cliente. Y de tal guisa me fui a su encuentro en el hotel.

Solo con ver la expresión de su cara al verme supe que había dado en el clavo. Le faltó llamarme Dani.

Me disculpé por no llevar pistola, cargador y placa y le entro la risa floja. Me sugirió que adoptara este nuevo look porque me favorecía mucho. Tuve que escuchar tantas veces “estás guapísima” que casi termino por tomarle el consejo. Nos reímos mucho mientras le contaba mis peripecias en Zara y, sobre todo,  en la peluquería. Mi peluquero sabe a lo que me dedico y es un buen y discreto amigo pero es un poco “loca” y no pudo ocultar, ante el resto de los que allí se encontraban, la ilusión que le hacía el encargo que le pedí. Se pueden imaginar la situación.

Sigue leyendo

GATILLAZOS

Posted in Algo sobre mí with tags , , on abril 9, 2009 by bodydulce

Ayer “sufrí” mi primer gatillazo. Hasta la fecha, ni en mis relaciones personales ni en las profesionales lo había vivido. Es una situación embarazosa, doblemente por mi condición de puta.

El caballero era un nuevo cliente y, me temo, que no repetirá. La cita era en su casa y las circunstancias nada alejadas de la normalidad. Se trata de un hombre viudo, cercano a la cincuentena y con claros signos de riqueza, más que casa era mansión. No me hubiera extrañado ver aparecer mayordomos y sirvientes, para que se hagan una idea.

Hay clientes que, en su primera cita, sienten la necesidad de justificarse para normalizar mi presencia, él ha sido uno de los más evidentes. Me contó lo de su no muy reciente viudedad y su dificultad anímica para rehacer su vida sentimental. Dedicado en cuerpo y alma a sus negocios, yo diría que adicto al trabajo, se lamentaba de no haber tenido tiempo ni para tener descendencia. A su mujer, comprometida también en los negocios, la conocía desde que eran unos niños y desde siempre compartieron sus vidas. Lamentablemente, una inesperada enfermedad acabó con su vida el año pasado.

Se le notaba con ganas de contarle al mundo lo solo que se sentía y, al parecer, yo era la primera persona elegida para escucharle. Hasta aquí nada nuevo bajo el sol, con más o menos variaciones. Escuché atentamente su monólogo, como hago siempre, sintiéndome psicóloga y confidente antes de puta, como casi siempre. Enseguida vi que la conversación iba para largo y por sendas demasiado tangenciales. En definitiva, era un hombre de educación moral muy arcaica y retrógrada (bendita incongruencia) con un periodo de duelo infinito (otra más).

Me habló de lo divino y lo humano hasta sentir aburrimiento, como casi nunca, hasta tal punto que tuve que ser yo esta vez la que necesitaba justificar mi presencia, algo que no debía haber hecho y que después lamentaría.

Mis honorarios son los mismos tanto si hablamos como si follamos pero no sé el por qué, por vez primera,  quería salir de esa casa cuanto antes.

Sigue leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 227 seguidores